lunes, marzo 20, 2006

EL JULIO SE FUE CON UN SUEÑO...



  • No era un intelectual que se ponía en una mesa a discutir dogmas, sino que era un hombre muy práctico y sé que aprendió algo de cada persona que conoció en el campo, que lo vivió.

    El 19 de abril del 2005 es un tiempo intermedio. Julio García Romero, mi esposo, constructor de cambios, fotógrafo chileno, radicado en Ecuador desde hace 30 años, salvó la vida de un niño.

    Lo hizo durante las manifestaciones del pueblo quiteño en contra de un desgobierno, de la corrupción y a favor de construir un Ecuador más digno.

    Hace un par de años, también salvó a un joven de las llamas en la esquina de nuestra casa, en La Floresta. El joven intentó saltar con su bicicleta sobre unas ramas que eran quemadas. Las niñas lo vieron. El Julio, con su profunda solidaridad, soñaba en la posibilidad de un cambio, yo quiero seguir soñando en lo mismo.

    Por eso no quiero hablar del juicio, porque sé las condiciones en las que está. Si me pongo en manos del Defensor del Pueblo... mire qué ha ocurrido con los emigrantes. Si me pongo en manos de la Justicia de ahora... vea qué pasa con Lucio Gutiérrez.

    Pulse en el texto para leer el artículo completo.
  • FUENTE: "EL COMERCIO" QUITO - ECUADOR


  • 0 Comentarios:

    Publicar un comentario

    Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

    Vínculos a esta publicación:

    Crear un vínculo

    << Página Principal